Ir directamente al contenido
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€
DEVOLUCIONES GRATUITAS
PRODUCTO 100% ORIGINAL
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€
DEVOLUCIONES GRATUITAS
PRODUCTO 100% ORIGINAL
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€
DEVOLUCIONES GRATUITAS
PRODUCTO 100% ORIGINAL

Girona FC: Una historia que nos reconcilia con el fútbol

Nos ubicamos en la temporada 2016/17, el Girona, con jugadores muy reconocibles como el guardameta Bono, Pablo Maffeo, Mojica, Portu o un inspirado Longo (realizó la temporada más goleadora de...

Nos ubicamos en la temporada 2016/17, el Girona, con jugadores muy reconocibles como el guardameta Bono, Pablo Maffeo, Mojica, Portu o un inspirado Longo (realizó la temporada más goleadora de su carrera profesional) logró el ascenso a Primera División tras acabar la temporada en segunda posición. A las órdenes de la nave, Pablo Machín un entrenador que abogaba por el buen juego, algo catedralicio para el cuadro gerundense desde entonces.


En la sala de máquinas, Pere Pons, Álex Granell y Borja García formaban una medular para la historia que competía de tú a tú con los mejores centros del campo de Europa. A muchos les extrañará, solo los futboleros de verdad nos acordamos de ese tridente.


Tras consolidar el ascenso en una reñidísima Liga 1,2,3 (con equipos como Levante, Getafe, Cádiz, Tenerife, Valladolid, Almería entre otros) llegaron pisando fuerte a la que, en esos momentos era la mejor liga del mundo por primera vez en su historia. Lejos de revoluciones, el cuadro que siguió dirigiendo Pablo Machín mantuvo el grueso del equipo e incorporó algo de talento joven como una primera etapa de Aleix García (cedido por el City) o un Douglas Luiz que, pese a ser uno de los grandes talentos de la Premier League, no logró mostrar su mejor nivel.


El Girona llegó con poco que perder y mucho por ganar y, dejando a un lado un histórico décimo puesto (en el que una mala racha a final de temporada les apeó de los puestos europeos) los de Machín, se convirtieron en uno de los equipos más atractivos de ver en toda Europa, con un fútbol dinámico y combinativo que despertaba la admiración de rivales y amigos. Hubo un factor diferencial ese año y es que el mejor jugador de la historia del Girona aterrizó por primera vez en el Club, dejando 21 goles fundamentales en el casillero, siendo, junto a Portu, uno de los principales estiletes ofensivos.


No se hizo de esperar que Pablo Machín recibiera ofertas y el Sevilla lo incorporó a sus filas. Esto pesó en el cuadro catalán que, pese a mantener todo el bloque y no tener ninguna baja reseñable, perdió la categoría con Eusebio Sacristán a los mandos tras un terrible final de temporada en el que solo sumaron 3 de los últimos 15 puntos.


Tocaba resetear en Segunda División. Y no fue un camino fácil. El primer año hasta cuatro entrenadores intentaron enmendar el rumbo pero, tras entrar en playoff, el Elche, que entró ‘in extremis’ con un gol de Pere Milla en el 96’, les arrebató el ascenso.


La siguiente temporada volvieron a armar un bloque competitivo, incorporando a jugadores como Yan Couto, Monchu o Sylla. Con Francisco a los mandos, no pudieron optar al ascenso directo y volvieron a caer en el playoff de ascenso.


Ya con Michel a los mandos, en la 2021/22 y un equipo en el que destacaban jugadores como el propio Stuani, Bustos, Pol Lozano, Álex Baena (su año de consagración), un maduro Aleix García que llegaba tras vivir aventuras en Bélgica, Rumanía y Eibar o el joven zaguero uruguayo Santi Bueno, los catalanes entraron a playoff por muy poco, quedando empatados con el Oviedo (séptimo clasificado) a puntos. Pero ese era su año, el destino estaba escrito. El Girona debía volver a Primera División.


El primer año volvieron a sumar un meritorio décimo puesto, destacando Roro Riquelme, Taty Castellanos (que relegó al banquillo a Stuani, quien en Segunda División promedió una media de más de 20 goles, la llegada en navidad de Tsygankov, un inspiradísimo Oriol Romeu, la explosión de Iván Martín y Arnau Martínez, la llegada de Miguel Gutiérrez y el gran nivel de Santi Bueno.


Con un proyecto claro, el Girona comenzó la 2023/24 apostando por la cesión de un desconocido Savinho, un goleador ucraniano que, nunca había manejado grandes cifras antes de su última temporada en el Dnipro, un Yangel Herrera alejado de su mejor nivel desde hace tiempo o una pareja de centrales de poco centímetros como son Blind y Eric García. Todo lo demás es historia, todo el mundo sabe que este Girona pasará a la historia del fútbol español. 


Como detalle curioso, se filtró su equipación de la temporada que viene y no dejó indiferente a nadie, levantando ampollas entre gran parte de la afición. Un problema que puedes arreglar rápido con Ropa Futboleros, ya que aquí podrás encontrar la camiseta vintage que busques.


Muchos intentan quitarle mérito a este hito por el apoyo del City Group, cualquiera que conozca el contexto de sus jugadores sabe que el trabajo llega de muchísimo más arriba. En este mundo del fútbol cada vez más artificial, historias como la del Girona son las que nos reconcilian con nuestra pasión.

Carrito

Su carrito está vacío.

Empieza a comprar

Seleccione opciones